Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Gestión del Conocimientro’

La formación amplia las competencias básicas adquiridas a través del sistema educativo. La formación es un elemento estratégico de primera magnitud en la Sociedad del Conocimiento. En primer lugar, porqué contribuye a mejorar y actualizar permanentemente los conocimientos de las personas. Con ello aumenta la productividad de las empresas. Las empresas, al invertir en formación, mejoran su rendimiento y pueden competir en mejores condiciones en el contexto de la economía global. A más formación, mejores posicionamiento para abordar los avatares de las crisis.

Otro valor estratégico de la formación es la promoción de la participación activa de las personas en la vida económica, social y política. Los individuos se vuelven ciudadanos activos. Gracias a la formación las personas adquieren valores que son básicos para articular la sociedad: la equidad; la justicia; la igualdad y respecto entre hombres y mujeres; la ausencia de discriminación; la responsabilidad social y la participación de todos los miembros de la comunidad en la vida económica y social. Gracias a la educación, primero, y después a la formación las personas son más libres. La formación y la educación hacen a las personas ciudadanos emancipados y miembros activos de la sociedad. En el Memorando sobre el Aprendizaje Permanente de la Comisión de las Comunidades Europeas (2000), se afirma: «el concepto de ciudadanía activa alude a la oportunidad y la manera de participar en todas las esferas de la vida económica y social, las posibilidades y riesgos que supone intentar hacerlo y la medida en que ello aporta el sentimiento de pertenecer a la sociedad en que uno vive y gozar en ella de voz y voto».

La condición de ciudadano activo confirma la necesidad de aprender a lo largo de toda la vida. La formación en la Sociedad del Conocimiento es una actividad permanente. Ello rompe la idea, muy propia de la Sociedad Industrial, de situar la educación y la formación sólo en la parte inicial del ciclo vital. La formación se desarrolla tanto a través de la formación formal (procesos educativos y formación reglada) como a través de los aprendizajes informales o no formales producidos en los entornos familiares, en el propio lugar de trabajo o en las actividades sociales.

Anuncios

Read Full Post »

La comprensión de la Gestión del Conocimiento como sistema permite asumir como entornos de aprendizaje a muchos elementos que están actualmente en las organizaciones, en sus fronteras o claramente fuera de ellas, y que son verdaderos ámbitos de creación de conocimiento. Entornos que, a su vez, se proyectan aun más como espacios de creación de conocimiento si se aprovechan correctamente las sinergias creadas entre ellos. Hay que vencer la tendencia a fragmentar los procesos de aprendizaje y asumir que las diferentes fuentes de conocimiento en una organización no son acontecimientos aislados.

Aunque éstos puedan pensarse separadamente, todos ellos constituyen un conjunto harmonioso y bien construido, como si un constructor hubiera articulado pacientemente en el tiempo cada una de sus partes hasta haber encontrado la pieza angular, en este caso el conocimiento, que da sentido definitivo a la obra de articular los aprendizajes en una organización.

Esta comprensión de la Gestión del Conocimiento como sistema debe construirse desde la voluntad de lograr los propios objetivos estratégicos de la organización y las metas de desarrollo profesional de sus miembros. Por ello hay que releer las cuestiones relacionadas con la Gestión del Conocimiento desde la búsqueda de coherencia interna que deben tener cada uno de los elementos de este sistema.

Read Full Post »

La manera como se entiende hoy qué es el conocimiento, cómo se produce, cómo se aprende y difunde, más allá de la simple posesión individual, hacia las organizaciones y la sociedad, obliga a introducir en los planteamientos formativos aspectos totalmente inéditos. Esta realidad exige situar los distintos procesos que intervienen alrededor de la formación, incluso los más formales, en un contexto más amplio y en estrecha relación con otras fuentes productoras de conocimiento. Especialmente aquellas que toman cuerpo a través de las redes sociales creadas por doquier en un mundo profundamente interconectado. Quienes planifican la formación deben integrar en una única experiencia la planificación más formal  de los aprendizajes y el conjunto de elementos que juegan un papel decisivo en la producción del conocimiento, aunque no tengan siempre la consideración de procesos formativos formales.

 

 

Es necesario adoptar una nueva mirada sobre cómo se genera el cocimiento; cómo se ordena y se gestiona en una organización; y a partir de estos parámetros cómo este conocimiento logra que las personas sigan aprendiendo y cómo las propias organizaciones aprenden, se transforman y siguen ampliando sus conocimientos. Toda esta reflexión se encuadra dentro de un pensamiento común en entorno cultural presente: el paradigma social que se expresa como Sociedad del Conocimiento.

Read Full Post »